Los pensamientos  son una fuente de energía invalorable que constantemente influencia nuestro estado anímico, nuestro posicionamiento y percepción de la realidad. Necesitamos administrar la energía de los pensamientos con sabiduría y precisión para hacer uso correcto y beneficioso de los mismos.

 

Comenzar el proceso para dirigir los pensamientos requiere conocerse a uno mismo y poder de voluntad. Consiste en los pasos siguientes:

  • Alejarse de los propios pensamientos. Retraerse. Mirar los pensamientos como “un observador desapegado“, viendo cada pensamiento como vería una tercera persona neutral, con un punto de vista objetivo.
  • Examinar y evaluar cada pensamiento cuando éste aparece en la pantalla de la mente. Evaluar su calidad y orientación ¿Qué pensamientos son positivos, beneficiosos y me hacen sentir feliz? ¿Cuáles son negativos e inútiles, y me hacen sufrir?
  • Guiar los pensamientos. Continuar pensando sobre aquéllos que son útiles y valiosos y crear otros pensamientos nuevos y deseables que sean constructivos e inspiradores.
  • Ser amable con uno mismo. Si algunos pensamientos y experiencias negativas del pasado se deslizan en la mente, hay que reconocerlos como si fueran una luz roja. Entonces, frenar y poner un punto final. Esto significa dejar de pensar sobre la cuestión. Dejar ir los pensamientos y cambiar de dirección.
  • La Práctica de estos métodos requiere desarrollar una atención natural y constante en nuestro interior y en el proceso de creación de pensamientos en la mente. Esto es algo que podemos llevar a cabo independientemente de las acciones y tareas que estemos realizando. El resultado será un estado interno de mayor equilibrio, armonía y bienestar, puesto que los pensamientos determinan cómo vemos el mundo, cómo nos sentimos en relación a él y la calidad de nuestras respuestas a las situaciones que se nos presentan.

¡Según pensamos, en eso nos convertimos!

Tomado de: Reflexiones de Brahma Kumaris, España. http://brahmakumaris.org.sv/cambiar-los-habitos-de-pensamientos/

Cambiar los hábitos de pensamientos