Pausa por La Paz

Campaña “Pausa de paz”

Pausa de Paz es un proyecto que nos ayuda a recargarnos. Nuestras vidas se han vuelto tan rápidas, que queremos todas las cosas instantáneamente. Al saludar a alguien por la mañana, al saludarnos unos a otros, decimos, ¿qué tal?, ¿qué tal? A todos. Pero si añadimos la palabra ‘BUENO’ y les decimos ‘Buenos días’, eso contribuye a hacer mejor nuestra mañana. La Pausa de Paz me ayuda a recargarme. Cuando un celular no está cargado, buscamos un toma corriente para cargarlo. ¿Estoy yo recargada o recargado todo el tiempo? ¿Cómo hago para recargarme constantemente?

Nuestra vida comprende 4 aspectos:

El primer aspecto es el físico: el aspecto del hacer. Yo hago ejercicio; también hago dieta y condimento la comida muy bien.

El Segundo aspecto es el social: a los seres humanos se les conoce como seres sociales. Conocemos los sentimientos unos de otros. Nos respetamos unos a otros, cooperamos unos con otros y nos damos apoyo unos a otros.

El tercer aspecto es el mental: Estamos en el mundo de la información. Hoy hay mucha información por digerir. Cuando por la mañana abrimos las noticias en nuestro celular o en la TV, el 95% está compuesto por noticias negativas. Yo tengo que aprender a filtrar qué tomar y qué no tomar de eso. Necesito cuidar del aspecto mental de mi vida que es el del pensamiento.

El cuarto aspecto es el espiritual: este es el aspecto que hoy se descuida. Es el aspecto de mi vida que corresponde al ser. La espiritualidad no es un dogma religioso (principio establecido por una autoridad). La espiritualidad tiene que ver con los valores de mi vida y me ayuda a empoderarme con estos valores.

¿Cuál es el nombre que se me da? ¿Me llamo acaso un Hacer Humano, un Pensar Humano, un Sentir Humano o un Ser Humano? El nombre que tengo es Ser Humano, pero en realidad, ¿qué he llegado a ser? Durante el día entero, yo hago, hago y hago en una medida tal que no tengo tiempo para SER. Es por esta razón por la que no conservo mi carga. Digamos que un lunes decidiste que el domingo irías a un lugar sagrado, como, por ejemplo, una iglesia o un templo, para tu empoderamiento espiritual. No obstante, el viernes, una persona amiga te invita a una fiesta con un desayuno almuerzo que se realizará el domingo. ¿Qué harías? Irías a la fiesta porque considerarías que debes cuidar los sentimientos de esa persona y respetar el hecho de que te ha invitado a ti, entre tantas otras personas y que puedes encargarte de Dios más tarde. La mayoría tomaría esa decisión. Esta es la forma en que descuidamos el cuarto aspecto de nuestra vida, que es el espiritual.

Historia de un leñador. La tarea del leñador consistía en cortar 10 árboles. El primer día pudo cortar 6, el segundo día 2, y el tercer día no pudo cortar ninguno. ¿Por qué? ¿Será que perdió su motivación o que se cansó? Pero estaba ganando dinero. Lo que ocurrió fue que le faltó afilar su hacha. Similarmente, la espiritualidad es lo que usamos para afilar nuestras cualidades.

Cuando no presto atención al aspecto espiritual de mi vida, experimento mucho estrés y tensión. ¿Cuáles son las señales del estrés? ¿Cómo te sientes cuando tienes estrés? ¿Sientes enojo, tristeza, un deseo de huir o de permanecer en aislamiento? Estas son algunas señales que experimentas, pero no te gustan estas experiencias, ¿no es así? De seguro encontrarías algunos recursos para salir de esas experiencias de estrés.

¿Qué recursos utilizas para salir del estrés?… Podría ser la bebida, el fumado, escuchar música, hacer una caminata, hablar con una persona amiga, ver películas… Sin embargo, cuando regresas, tus problemas siguen ahí. Entonces, ¿hacia dónde deberíamos dirigirnos para lograr paz y felicidad?

Tenemos 4 TIPOS de PENSAMIENTOS en nuestra mente: (Diapositiva 5)

  1. PENSAMIENTOS NECESARIOS: son aquellos pensamientos que corresponden a nuestra acción mundana del día a día, por ejemplo, ¿qué voy a comer hoy para el desayuno? ¿A qué hora debo salir de la casa para dejar a mis hijos en la escuela? Si quiero ir al banco, ¿cuál es mi número de cuenta? Pero, si no pongo en la acción estos pensamientos necesarios, entonces se convierten en pensamientos de desperdicio.
  2. PENSAMIENTOS DE DESPERDICIO: son aquellos pensamientos con los cuales construyes castillos en el aire, sin obtener resultado alguno. Los pensamientos de desperdicio se crean cuando por ejemplo te encuentras en una reunión y piensas que cuando esta reunión se termine, aproximadamente en una hora, tendrás otra reunión con otra persona o, aunque no sea todavía la hora para dicha reunión, piensas en ¿qué pasa si la persona no se presenta? Por lo tanto, es necesario concentrarse en el ahora.
  3. PENSAMIENTOS NEGATIVOS: en este caso, tus experiencias indican que tendrás ira, avaricia, irritación, frustración, ansiedad, pánico, etc.
  4. PENSAMIENTOS POSITIVOS: aquí, tienes experiencias de paz, amor, felicidad, dicha,

contentamiento. Por lo tanto, revísate durante el día: ¿qué tipo de pensamientos tengo yo la mayor parte del tiempo? Los especialistas en fisiología dicen que una mente humana normal tiene 90000 pensamientos en un día. Pregúntense: ¿realizamos 90000 mil acciones durante el día? No lo hacemos, ¿cierto? Si no lo hacemos, quiere decir que la mayoría de los pensamientos que tenemos consiste en pensamientos de desperdicio o negativos. ¿Están ustedes de acuerdo? Sí. Entonces veamos cómo trabajar internamente y qué hacer para cambiar estos pensamientos de desperdicio y negativos en pensamientos positivos.

¿Cuál es entonces mi primera respuesta a cualquier cosa que venga del exterior, trátese de circunstancias, situaciones o personas? ¿Cómo será mi primera respuesta? … Por ejemplo, vas caminando por la carretera y te llega un aroma de café y panecillos. ¿Cómo es tu respuesta? Tu pensamiento de respuesta es: ‘Quiero ir y tomarme un café con panecillos.’ Luego esos pensamientos se convierten en sentimientos y, si continúo teniendo los mismos pensamientos y sentimientos, esto se va a reflejar en mi actitud. Si sigo teniendo la misma actitud y el mismo sentimiento, esto se manifestará en mis palabras y acciones. Si continúo con los mismos pensamientos, sentimientos, palabras y acciones, entonces esto creará mis hábitos. Luego, el 80% de nuestras vidas transcurre en piloto automático y no sabemos siquiera qué estamos haciendo. Mis hábitos me llevan a mi personalidad. ¿Cómo es entonces mi personalidad? Si asistes a una entrevista de trabajo, las personas verán tu Currículo, pero ¿qué cosa verán esas personas

por la cual te van a juzgar? Te juzgarán por tu personalidad. Mi personalidad me llevará a mi Destino. Por lo tanto, ¿cómo es mi destino hoy? ¿Es mi destino un estado estresado, tenso o de preocupación? ¿O es pacífico, amoroso y feliz? Si mi destino no es pacífico, amoroso y feliz, entonces ¿a quién puedo culpar o hacer responsable por ello? A mis Pensamientos.

Entonces, ¿qué significa éxito para ti? Para algunas personas, éxito significa un buen automóvil, una buena casa y un buen salario. Pero ¿por qué quieres un buen salario? Porque buscas satisfacción. Así, el éxito no es el salario, sino el valor que obtengo al final del día. Hay dos cosas por las cuales luchan los seres humanos, la paz y la felicidad. Se dice que un ser humano es aquello de lo que él o ella está hecho.

Físicamente, necesitamos aire, alimento, agua, pero espiritualmente necesitamos cualidades de paz, amor, felicidad.

La siguiente historia se remonta al momento en que Alemania estaba dividida en Berlín Oriental y Berlín Occidental. Una noche los habitantes de Berlín Oriental decidieron depositar basura sobre el muro de Berlín Occidental. Cuando los habitantes de Berlín Occidental despertaron, vieron esa acumulación de basura y decidieron deshacerse de ella. Luego recolectaron todo tipo de artículos básicos, tales como alimento, cobijas, leche, té, etc., y los depositaron sobre el muro de Berlín Oriental con una nota que decía:

“Cada uno comparte lo que tiene.”

Entonces, ¿Qué tengo para compartir con las personas que me rodean? ¿Amor u odio? ¿Energías constructivas o destructivas? En relación con la historia acerca de Berlín, podemos pensar en qué es lo que usualmente damos en retorno.

Una persona había perdido las llaves de su casa, y cuando regresó estaba oscuro y no las pudo encontrar…

El vecino le ofreció ayuda y le preguntó ¿estás seguro de que las perdiste aquí? La persona dijo que no, pero que las buscaba en ese lugar porque ahí había luz y el lugar donde él las había extraviado estaba muy oscuro. Así, más tarde, él mismo se hacía la pregunta de ¿cuáles eran los postes del alumbrado que le correspondían a él?

La mente es como un imán. Atraes lo que piensas. Si piensas en confusión, atraes confusión y si piensas en forma positiva, atraes positividad. ¿Qué deseo atraer a mi vida? Deseo atraer cualidades positivas y, por esta razón, es necesario que comience a pensar en cualidades positivas. Estas cualidades ya están dentro de mí. Yo soy paz, soy felicidad, soy amor. Cuando comienzo a utilizar estas cualidades positivas, es cuando aprendo a apreciar a los demás. ¿Siento aprecio por los demás? ¿O me ocupo tanto de mi propio ser que siempre permanezco quejándome acerca de lo que no tengo? ¿Dónde pierdo estas cualidades? En los roles que desempeño.

Cuando practicas tu profesión, ¿cuántas horas trabajas? ¿8 o 10 horas? Y luego, ¿quién eres tú el resto del tiempo? Cuando estás en el hogar, eres un padre, una hermana o hermano, etc. Cuando vas de compras, ¿quién eres? Eres un cliente. Cuando vas al médico, ¿quién eres? Un paciente. Cuando te trasladas en un taxi para llegar a tu trabajo, ¿quién eres? Un pasajero. Entonces, ¿cuántas profesiones tienes? Siempre pienso que soy una profesión. Luego me defiendo cuando alguien me dice que no soy eso. Un ejemplo clásico es el de un Director Gerente que se pone su traje de tres piezas y se dirige a su trabajo, pensando que es un MB. Y sí, él es la persona que administra ese trabajo y también al personal. Pero cuando deja su trabajo y se dirige a su hogar pensando que es un Director Gerente y actúa como tal, ¿qué sucede? Hay caos. Las personas que conforman su familia no quieren un Director Gerente en el hogar, quieren un esposo o padre. Por lo tanto, yo tengo que aprender a cambiar mis roles de acuerdo con la escena.

No debo llevar la carga del trabajo a la casa. Porque ¿sobre qué recae la mayoría de tus cargas? Sobre las personas más cercanas a ti, tu esposa o tus hijos. Esta es la historia de un fontanero que había tenido un día de mucho estrés. Entonces la persona que era su ayudante le ofreció llevarlo a casa en su auto ese día. El fontanero lo invitó a conocer a su familia y a compartir una taza de té con él. Mientras se dirigían a la puerta de la casa, el fontanero se detuvo frente a un arbusto que estaba en el exterior. Puso sus manos sobre el arbusto y cerró sus ojos por unos momentos. Después de hacer eso, entró a la casa y estaba tan feliz, amoroso y liviano. Entonces esta persona se preguntaba de dónde venía esa felicidad. Él quería conocer el secreto. Después de tomar el té con el fontanero, este lo acompañó al auto. Ahí, su ayudante le preguntó cuál era el secreto de su transformación. El plomero dijo, cuando yo llego a mi casa, le entrego todas mis preocupaciones a este arbusto y le digo que las cuide durante la noche y, por la mañana, las vuelvo a tomar. Entonces, cuando regreso por la mañana al arbusto para que me dé mis preocupaciones y problemas, la mitad ya se ha ido. Llevamos con nosotros tanta carga y continuamos pensando en ella una y otra vez, haciéndola más y más grande. Cargamos tanto cuando nos dirigimos hacia otro papel u otra escena. Dejemos ir estos problemas y disfrutemos el rol que desempeñamos. Muchas veces nos quejamos de otras personas que no hacen bien

las cosas y no ponen las cosas en el lugar correcto, pero no sabemos que también somos responsables de mayudar a que otras personas cambien su actitud, cambiando nuestra actitud hacia ellas. El siguiente es el ejemplo de una mujer que trabajaba en una organización internacional y nunca había tenido una buena relación con su supervisora durante 12 años. La supervisora siempre se quejaba de la mujer y le asignaba las tareas más complicadas. La mujer se propuso tener la siguiente experiencia. Coincidentemente, la supervisora se encontraba fuera de la ciudad y entonces ella llegó a trabajar mucho antes de la hora normal. Entró y se sentó en la silla de la supervisora y creó pensamientos muy positivos de lo que ella quería ver en esa persona: Mi supervisora es muy amorosa y cooperadora. Mi supervisora es muy comprensiva. Todos podemos tener estos pensamientos. Es muy fácil. Cuando la supervisora regresó y se sentó en su silla, comenzó a pensar y actuar así. Fue la primera vez en 12 años que mi supervisora me dio una tarjeta de Navidad y un regalo para mi hija. Ahora, vamos a hacer una corta reflexión sobre cómo podemos traer estas cualidades a nosotros y usarlas en nuestras vida y cómo podemos canalizar estas energías hacia afuera también.

Reflexión:

Vamos a comenzar sentándonos en nuestras sillas confortablemente. Si tienen las piernas cruzadas, por favor pongan ambos pies en el piso. Coloquen las manos sobre sus muslos. Pueden cerrar los ojos para no distraerse. Ahora respiren profundamente… inhalen… exhalen… Al inhalar y exhalar enfoco mi atención en el centro de mi frente y hacia dentro de mí… Al enfocarme hacia dentro, me visualizo como un ser de paz, un ser como una estrella… sentada en el centro de mi frente. Esto es lo que yo soy…Soy paz. Al enfocarme en este ser, puedo sentir las vibraciones de paz fluyendo en todo mi ser, calmando mis sentidos y sanándome. Esto es lo que soy… Soy paz… y ahora… Yo, el ser de paz… voy a realizar un viaje más allá de esta habitación, más allá de este edificio… me encuentro con un mundo de luz rojo-dorada… es un mundo de paz… en este mundo yo puedo solo estar… al mirar alrededor de este mundo, veo un Ser que es más poderoso que yo… Este Ser es el más Elevado en lo Alto… el Océano de Paz… el Supremo (Dios) … y al ver a este Ser… puedo sentir olas de paz que me llenan … Me voy llenando… soy paz… y ahora… aun en conexión

con esta Fuente de Paz, comienzo mi viaje hacia abajo… Lentamente voy bajando hacia el espacio… Al ir bajando… veo mi mundo y le doy el regalo de paz a este mundo… todavía en conexión con la Fuente de Paz… Doy mi regalo al medio ambiente del mundo… a la naturaleza… y, al bajar aun más, veo mi país… donde vivo… y les doy mi regalo de paz a los habitantes de este país…y aun conectada con la Fuente de Paz, sigo bajando hacia la ciudad y doy el regalo de paz a mi familia… a mis amigos y amigas… a las personas con las que trabajo… a los líderes de la ciudad y del país… y, al continuar bajando aun más en esta habitación, hacia el centro de mi frente… esparzo vibraciones de paz a esta habitación… Yo soy paz. Y todavía en conexión con la Fuente de Paz, quisiera que abrieran sus ojos suavemente…

¿Cómo se sienten? … Y esto es lo que significa Pausa de Paz.

Comentarios cerrados.